lunes, 22 de octubre de 2007

La España Zerena: Otegui hombre de paz y Alcaraz al banquillo


ALMUDENA NEGRO

¿Recuerdan la querella interpuesta por el gobierno que preside el golpista de los milenios contra Mikel Buesa, entonces presidente del Foro de Ermua, por afirmar que el gobierno vasco financia a ETA, cuando todo el mundo sabe que organizaciones vinculadas al mundo abertzale reciben fondos a troche y moche vía subvenciones? Cuando la denuncia fue admitida a trámite más de tres mil las personas firmamos, en apoyo a Mikel Buesa, un documento de autoinculpación. Entre los firmantes figuraban políticos como Rosa Díez, Francisco Vázquez, Nicolás Redondo, Alejo Vidal Quadras, Ángel Acebes, Ignacio Astarloa o Jaime Mayor Oreja, 400 catedráticos de universidad y el propio Francisco José Alcaraz. La querella fue finalmente archivada.


Pues bien, el viernes conocíamos que la sección cuarta de la Audiencia Nacional, la misma desde la cual Garzón dicta sus autos políticos, ha ordenado al juez Ismael Moreno admitir a trámite una querella interpuesta contra Francisco José Alcaraz, el valiente presidente de la AVT, por criticar la negociación política entre los de ETA y los de ZP. Querella interpuesta por la asociación de abogados ADADE –progresista ellos, zocializtoz ellos-.

Resulta llamativo leer en foros y blogs cómo ciertas alimañas, que en su día reían a carcajadas la ocurrencia de “Sorrocloco” (alias bajo el que se escondía el hermano del zocializta López Aguilar) cuando afirmó que a Alcaraz le había tocado la lotería el día en que ETA asesinó salvajemente a su hermano y a sus dos sobrinas de 4 años, hoy ríen y se alborozan con la idea de ver al presidente de la asociación de víctimas del terrorismo sentado en el mismo banquillo en que se han sentado “hombres de la paz” de la categoría moral de “Txapote”. Son los mismos que se hubieran, sin duda, deleitado contemplando la radiografía tomada a Miguel Ángel Blanco cuando agonizaba con dos balas incrustradas en su cerebro y que algunos pretendían exponer cual “obra de arte” en esa borrico caverna en que se ha convertido el museo Guggenheim de Bilbao. Es la consecuencia lógica de tres años y medio de una “España Zerena” en la que, con la complicidad del gobierno, se insulta, persigue y veja a las víctimas del terrorismo (José Blanco y López Garrido aún no han pedido disculpas al poliomielítico al que ofendieron y humillaron por acudir en silla de ruedas a una manifestación) y se blanquea a los terroristas, reconvertidos en hombres de la paz. Es la España en la que el presidente le espeta a una madre cuya hija perdió ambas piernas en un atentado terrorista eso de “a mí también me mataron a mi abuelo”. Es la España de ese presidente que afirma que María San Gil y Rosa Díez son el pasado y Gema Zabaleta y una abogada de etarras el futuro. Esto es, en definitiva, el proyecto político de ZP.

Iñaki Ezkerra, presidente del Foro de Ermua, ha declarado suscribir todas las “evidencias y obviedades” afirmadas por Alcaraz que han dado lugar a la querella. María del Mar Blanco, Toñi Santiago y numerosas víctimas de ETA han mostrado su sorpresa e indignación. Mientras, otras organizaciones anuncian ya una campaña de autoinculpación. Pienso firmar.

Diario Siglo XXI - 22/10/2007

1 comentarios:

Armando dijo...

Esto es reirse por no llorar, por lo menos que no nos falte el buen humor, este pais lleva camino de superar todos los tópicos de la pandereta y lo de républica bananera, o era zapatera?