viernes, 30 de septiembre de 2011

Campaña electoral. Confianza democrática o desconfianza reaccionaria. Por Agapito Maestre

En esta campaña electoral, sí, elegimos entre un demócrata que busca confianza, Rajoy, y un viejo ministro del Interior, Rubalcaba, que llena de desconfianza todo el ámbito público.

La desfachatez del PSOE tiene un carácter reaccionario que, más allá de poner en peligro la mayoría absoluta del PP, deja a la democracia sin su principal fuerza: la capacidad del sistema democrático de generar confianza en una alternativa política. En efecto, llegados al convencimiento de que alguien como Rubalcaba, que ha sido el máximo colaborador de Zapatero para situarnos en la mayor crisis de nuestra historia reciente, sería incapaz de generar confianza, los dirigentes socialistas tratan de presentar a su candidato como el principal organizador de la desconfianza contra el PP.

No caigan en esta trampa los del PP; presten sí mucha atención a todo el juego sucio de Rubalcaba; pero, sobre todo, enfréntenlo permanentemente a todas sus contradicciones y las de sus seguidores en la calle. El PP tendrá que sacar los dientes y hacer pedagogía política. Muestren a los ciudadanos que el PSOE quiere hacer de su debilidad la absoluta erosión de su legitimidad y confianza, una virtud y para ello se presenta, con todo el descaro del mundo, como el principal eje para minar el derecho que tienen los ciudadanos a elegir una opción política que no sea la socialista.


He ahí el telón de fondo de la campaña electoral, que resultará larga, tediosa y llena de peligros para el PP. El PSOE, de acuerdo con su largo historial de movilización, agitación de masas y mentiras programadas, ya ha comenzado con todos los medios a su alcance, que hoy por hoy van desde el control del Gobierno hasta la dirección de los aparatos represivos del Estado, pasando por la administración casi absoluta de todos los órganos ideológicos del Estado, a labrar su primer y único objetivo en estas elecciones, a saber, erosionar la confianza que millones de ciudadanos tienen depositadas en el PP.

La novedad de este proceso electoral, diagnosticado hace meses por cientos de encuestas y otros tantos análisis políticos, es que el PSOE no compite por ganar sino por perder por la mínima, o peor, su lucha no es por crear confianza en un proyecto político, sino por destrozar cualquier alternativa política, incluso al precio de la violencia, a través de un proceso calculado de erosión de la fiabilidad de los electores en el PP. Precisamente, por eso, les ha molestado tanto que Rajoy elija, a pesar de lo que digan los economicistas y listillos de salón, la palabra confianza como motor de su campaña. Sin duda alguna, independientemente del carisma del líder del PP, crear confianza, en la era de la desconfianza, es todo un reto político, democrático; por el contrario, intentar organizar la desconfianza, desde el poder de las instituciones, es un síntoma de la mentalidad totalitaria del antiguo ministro del Interior.

En esta campaña electoral, sí, elegimos entre un demócrata que busca confianza, Rajoy, y un viejo ministro del Interior, Zapatero, que llena de desconfianza todo el ámbito público. Eso es lo que nos jugamos en esta campaña.


Libertad Digital – Opinión

El broker. Por Rafael Torres

Alessio Rastani es un tipo gris al que la BBC le ha cambiado el color por otro más alegre para él. Avido de notoriedad por ser muy gris precisamente, no sólo disfrutó horrores de la breve entrevista que sobre la actual situación económica le hizo la ilustre cadena, sino que la aprovechó para soltar las primeras tres cosas que le vinieron a la cabeza. Las dos primeras eran dos perogrulladas, cosas que sabe todo el mundo, que quien ostenta el poder no son los gobiernos, sino "los mercados", o sea, la usura, y que los especuladores se están forrando con la crisis, y la otra es algo que no es que se sepa, sino que se teme: millones de personas perderán en un año sus ahorros, cual ocurrió en Argentina con "el corralito".

Alessio, que es un chico sin suerte, y que incluso como eventual jugador de Bolsa pierde lo poco que invierte, según se ha podido saber, carece de ahorros ningunos, y supongo que, por esa cosa tan humana del resentimiento y la envidia, quiso fastidiar a quienes sí los tienen con sus palabras, pero lo que ha conseguido no es fastidiarlos, sino aterrorizarlos absolutamente. Y es que la relación entre las cosas que dijo tiene su lógica: lo único que les falta por arramblar a los ricos son los ahorros de la gente. Desplumados los países, ya sólo queda la calderilla, o no tan calderilla en algunos casos, de sus nacionales.

La gente tiene tanto miedo, es tan consciente de hallarse enteramente en manos de una chusma dineraria sin escrúpulos ningunos, que se ha creído a pies juntillas las palabras de Alessio, bien que al principio por confundirle con un "broker" de verdad que sabía muy bien lo que estaba diciendo. Los gobiernos, lógicamente, se han apresurado a tildar de loco al chaval y a decir de él que es un piernas, un pringado o bien un actor de The Yes Men, un grupo teatral algo gamberro especialista en denunciar las lacras del Sistema. Pero es lo que dice Mike Bonanno, un miembro del grupo que, por lo demás, ha desmentido que Alessio sea un actor de la compañía: "A quién le importa si es o no un agente de Bolsa. A lo que deberíamos prestar atención es a los efectos que sus palabras han tenido en nosotros".


Periodista Digital – Opinión

Regreso al pasado. Por Agustín de Grado

Un reciente estudio de alguien tan poco sospechoso de jugar a favor del PP como la socialdemócrata Fundación Alternativas nos deja el siguiente titular: seis millones de españoles «sin ideología» abandonan al Gobierno por su agenda radical. Se trata de la cuarta parte del electorado. El mismo que desde 1979 a 2008 siempre ha votado al partido en el poder, con independencia de su color político o de la coyuntura económica. Votantes que lo han apoyado incluso en momentos en que su derrota se daba por segura. El 20-N será la primera vez que ya no sea así. Los votantes neutrales, según los autores del estudio, han dado la espalda al PSOE por transmitir un marcado perfil ideológico de izquierdas con leyes como las del matrimonio homosexual y la memoria histórica. También por su negociación con ETA o las cesiones ante el nacionalismo catalán. En todos estos temas, los seis millones de votantes desideologizados estaban más próximos a los postulados del centro-derecha que a los de esa izquierda a la que Zapatero, con la complicidad activa de Rubalcaba, pretendía seducir.

Ajeno a la idea de que toda crisis es oportunidad de cambiar cosas que dejaron de funcionar, enmendar políticas erradas y actualizar discursos desfasados, Rubalcaba pretende movilizar a los suyos con «un proyecto político en el que si un socialista de hace 100 años levantara la cabeza se reconociera inmediatamente y exclamara: ¡Éstos son los míos!». Este fin de semana lanza su programa de regreso al pasado. Dispuesto a tropezar en la misma piedra: a más izquierda, menos moderación y, por tanto, menos votos.


La Razón – Opinión

Paz sucia. Patxi vuelve a helar la sangre. Por Guillermo Dupuy

¿Se imaginan al PSOE celebrando la adhesión de ETA y de sus presos al Pacto de Estella durante la tregua del 98? ¿Se imaginan al PP quitándole "credibilidad" o "importancia"? Pues eso es lo que está ocurriendo ahora con la carta y el acuerdo de Guernica.

Patxi López ha tenido la desfachatez de afirmar, entre otros muchos dislates, que "hoy no hay nadie que, en público, reivindique la violencia terrorista. Ya no hay ningún espacio público secuestrado por los violentos". Vamos, como si los proetarras de Bildu, que gobiernan la Diputación General de Guipúzcoa, el Ayuntamiento de San Sebastián y un centenar de municipios del Pais Vasco y Navarra , hubieran dejado en algún momento de enaltecer como "presos políticos" a los criminales de ETA que están en prisión; como si los proetarras de Bildu hubieran pasado a condenar los casi mil asesinatos perpetrados por la banda; como si los de Bildu hubieran exigido la incondicional e irreversible disolución de la organización terrorista a la que sirven de voceros, en lugar de secundar, como desgraciadamente secundan, el chantajista comunicado de alto el fuego de la banda.

Más infame todavía ha sido su referencia al "hecho" de que "incluso los presos y sus familias, a los que ETA siempre ha impuesto, mediante el terror, un silencio clamoroso, han abierto una nueva grieta estos días y se han sumado al denominado "Acuerdo de Gernika".


Vamos, como si ETA no hubiera diseñado ese repugnante acuerdo, que ningún demócrata debería suscribir; como si ETA y sus presos no hubieran celebrado, desde el primer día y en públicos comunicados la firma de ese acuerdo que exige la amnistía de los presos, arremete contra la democracia y el ordenamiento jurídico español y condiciona el "alto el fuego permanente y verificable" de los terroristas a la consecución de los objetivos por los que han venido matando y convocado las anteriores treguas; como si en su infame carta, los presidiarios de ETA, monolíticamente agrupados en el "Colectivo de Presos Políticos Vascos", no hubieran reivindicado por enésima vez su actividad terrorista como la "lucha de Euskal Herria, la lucha a favor del reconocimiento y la soberanía de nuestro pueblo", como si los presos de ETA no hubieran insistido nuevamente en esa misiva en considerarse "cautivos" y en hablarnos del "conflicto que los Estados español y francés han impuesto a Euskalherria".

Pese al tramposo discurso de Patxi López, que no deja de ser el de Rubalcaba y Zapatero, lo cierto es que actualmente estamos mucho peor que lo que estuvimos en anteriores treguas de los terroristas. No sólo los voceros de ETA cuentan con mayor poder público que nunca, sino que ahora, además, el gobierno y el PSOE celebran la adhesión de ETA al Acuerdo de Guernica mientras el PP se limita, estúpida y suicidamente, a quitarle importancia. ¿Se imaginan al PSOE de Almunia celebrando la adhesión de ETA y de sus presos al Pacto de Estella durante la tregua del 98? ¿Se imaginan al PP quitándole "credibilidad" o "importancia"? Pues esto es exactamente lo que está ocurriendo ahora en nuestro país con respecto a la nauseabunda carta en la que los presos, al igual que ya hiciera ETA en su comunicado de enero de este año, celebran la firma del Acuerdo de Guernica.

Parecería que en este país nadie se haya leído ni el repugnante "Acuerdo de Gernika" ni la, aun peor, carta de los "presos políticos vascos". Teniendo en cuenta la estupidez de una parte de la derecha, es muy posible. Pero en el caso de la izquierda, estoy seguro de que manipulan a sabiendas. Luego, claro, dirán que los terroristas les hacen trampas. Pero no. Las trampas las hacen quienes presentan la carta de los presos como si de una carta de arrepentimiento se tratara o como si el Acuerdo de Guernica fuera una especie de calco del "Acuerdo por las Libertades y Contra el Terrorismo".

Así las cosas, ya sabemos qué poco valor debemos conceder a las apelaciones de Patxi López a la memoria de las victimas. Sólo las menta para dejar de lado su igual derecho a la dignidad y a la justicia.


Libertad Digital – Opinión

La profecía de Rastani. Por Julia Navarro

No sé si Alessio Rastani es un "broker", un "trader", un actor, un provocador profesional, un humorista o un sinvergüenza. En cualquier caso, ha dejado dichas unas cuantas frases que nos han puesto los pelos de punta y no porque lo dicho no tenga visos de realidad. Según Rastani el mundo está gobernado por Goldman Saschs. Yo no sé si por Goldman Saschs pero lo que sí es evidente es que en las últimas décadas los políticos parecen subordinados al dictado de los mercados. Es decir, los mercados marcan la pauta de la economía sin que los gobiernos democráticos intervengan a través de legislaciones que sean reglas de juego que permitan la libertad económica y financiera, desde luego, pero poniendo por delante y protegiendo los intereses de los ciudadanos. Y, desgraciadamente, hace mucho, mucho tiempo, que eso no sucede. Nuestros políticos, y me refiero a los democráticos, se dejan gobernar por los mercados.

El tal Rastani también asegura que a los "trader" lo único que les importa es hacer dinero y que cuanta más crisis, y si hay una gran recesión, pues mejor que mejor para hacerlo. Y se queda tan ancho. Pero ha soltado más "píldoras" y seguramente la más agorera es la de que en menos de un año los ahorros de millones de personas se van a desvanecer.


Lo peor es que puede tener razón, porque cada día que pasa parece que vamos a peor. Y vamos a peor porque los gobiernos no se deciden a cabalgar sobre la crisis. Para empezar, la crisis nos llegó de Estados Unidos, pero ahora los norteamericanos con Obama en cabeza nos regañan a los europeos porque dicen que no hacemos las cosas bien. Los europeos creen que la manera de arreglar el "regalito" que nos llegó de Estados Unidos es conteniendo el déficit, aunque al hacerlo provocan inseguridad económica y paro. Claro que Estados Unidos, que hace la política contraria, tampoco tiene una situación económica para echar cohetes.

De manera que hay que volver a la primera afirmación de Rastani: los gobiernos no mandan. Y como ese sí puede ser el "quid" de la cuestión digo yo que ya es hora de que tomen decisiones y metan en cintura a los que han provocado este desastre. Tanto la Unión Europea como los países que la forman, amen de Estados Unidos y los países emergentes, deberían de legislar de manera que los mercados no puedan provocar estos colapsos y sobre todo que nadie, como el tal Rastani, se pueda enriquecer a costa del sufrimiento, la desgracia y la miseria y millones de seres humanos.

Durao Barroso acaba de anunciar que en la UE se están pensando en poner una tasa a las transacciones financiera, algo así como la tasa Tobin, y sólo cabe decir que cuanto antes lo hagan mejor. Pero no es sólo esa medida, son otras muchas las que deben de tomar y la primera de ellas es poner coto a los manejos miserables, y yo diría que criminales, de los especuladores, que se están enriqueciendo a cuenta de la desgracia ajena.

La libertad de mercado es estupenda, pero con reglas de juego claras y eso es lo que falta porque las que teníamos es evidente que ya no sirven. Ya digo que no sé si Alessio Rastani es sólo un provocador, un actor de tercera, un humorista o vaya usted a saber qué, pero lo cierto es que algunas de las cosas que ha dicho se corresponden con la realidad. Ese es el problema.


Periodista Digital – Opinión

Maldita ansiedad. Por Alfonso Merlos

Mal vamos. La hoja de ruta presentada por López, tan sintética como fría y almibarada, flaquea en lo fundamental. El aventajado lendakari aún no ha comprendido que los españoles no merecemos ser conducidos como ganado hacia el final de ETA. Queremos luchar cívicamente y caminar con dignidad hacia la derrota de ETA. Y el decálogo omite, no por casualidad, los conceptos de derrota y victoria, erigidos en democracia en referencias éticas de primer orden.

La noticia de la nueva iniciativa pacificadora de Pachi es que no hay noticia. La misma ausencia de claridad moral que tradicionalmente ha exhibido el PSOE en el combate contra el terror, la misma tibieza en las formulaciones de choque contra el mayor entramado asesino que ha conocido España en el último medio siglo… y la misma ansiedad que ha sacudido la conciencia de la izquierda en la búsqueda de una falsa convivencia en el País Vasco, que por desgracia sólo ha servido para otorgar ventaja a los del hacha y la serpiente. Dado el desafío autonómico de Bildu y el nacional de Sortu, resulta de un cinismo intolerable plantear que el Estado de Derecho le ha quebrado la muñeca al totalitarismo. Y más aberrante todavía abrir una ventana de oportunidad a los matarifes que ahora permanecen entre barrotes y cuyo futuro le quita el sueño día y noche a los socialistas. ¿Qué clase de final es éste? ¿Qué clase de Justicia? ¿Dónde queda el honor y la superioridad de los que han caído por la libertad?

Hace ya unos años, tras la excarcelación de Iñaki de Juana, el askatasuno Olano le dijo al PSOE que la lucha tenía sentido, pero que estuviera tranquilo Zapatero que nadie le iba a pasar la bandera de la victoria por la cara. Años después, con más sufrimiento y más víctimas, ten por seguro Pachi que no vamos a dejar que estos cafres nos pasen la bandera por la cara a los españoles que aún nos mantenemos erguidos. Y somos millones.


La Razón – Opinión

Gasto público. Que empiecen por los contratados laborales. Por Emilio J. González

Antes de congelar el sueldo de los funcionarios, lo que habría que hacer es limpiar la Administración de todos aquellos que han entrado a dedo o han visto transformados sus contratos laborales en otros de funcionarios por razones políticas.

Los socialistas están abandonando el poder dejando tras de sí un panorama de ruina y desolación donde han gobernado, habiéndose gastado todo lo que tenían y lo que no tenían y dejando la Administración Pública llena de sus amigos y correligionarios, todo ello en medio de una crisis fiscal como no ha vivido España otra desde los días previos al Plan de Estabilización de 1959. En consecuencia, se impone un ajuste de caballo en las cuentas públicas tanto de las autonomías como del Estado, porque lo que se puede encontrar allí el PP si gana las elecciones generales del 20-N puede ser una situación similar o peor que la que ha descubierto al llegar al poder en lugares como Castilla-La Mancha o Baleares. ¿Por dónde empezar? El Gobierno francés acaba de indicar el camino a seguir al anunciar el recorte de 30.000 efectivos en la función pública, una medida similar a la que impuso Cameron en el Reino Unido nada más llegar al poder. El PP debería hacer lo mismo aquí en España, antes de plantearse la congelación del sueldo de los funcionarios. ¿Por qué?

Muy sencillo. Recientemente visitó España una delegación del FMI, en parte para conocer la evolución de nuestra crisis de deuda, en parte para elaborar el capítulo correspondiente a España de su informe de otoño. En una reunión con un grupo de empresarios, uno de los miembros de la misión del Fondo señaló que si en nuestro país se redujese el número de efectivos de la Función Pública al nivel de 2004, cuando ZP llegó al poder, el sector público ahorraría una cantidad equivalente al 4% del PIB que es, aproximadamente, entre el 50% y el 70% del recorte en el déficit público que hay que llevar a cabo para equilibrar el presupuesto. La cifra puede parecer desorbitada, pero hay que tener en cuenta que con la desaparición de un puesto de trabajo en la Administración no sólo se ahorra un sueldo sino también todo el gasto corriente asociado a ese empleo, desde un lugar para trabajar hasta electricidad, teléfono o papel, por poner sólo algunos ejemplos. Quizá el ahorro real no sea tan elevado como estima el FMI pero, desde luego, sí sería importante.

Además, hay que tener en cuenta que el crecimiento del número de efectivos de la Administración se ha hecho a golpe de contratados laborales cuyo principal y único mérito es tener carnet del partido de turno o ser amigo o familiar de alguien relacionado con el poder. Lo cual supone no sólo una caída drástica del nivel de profesionalidad de los empleados públicos sino una discriminación ostentosa hacia quienes han ganado limpiamente su plaza preparando una oposición y, por tanto, cualificándose para el puesto que desempeñan o que deberían desempeñar. Por ello, creo que antes de hablar de la congelación del sueldo de los funcionarios, muchos de los cuales apenas llegan o sobrepasan los mil euros mensuales, lo que habría que hacer es limpiar la Administración de todos aquellos que han entrado a dedo o han visto transformados sus contratos laborales en otros de funcionarios sólo por razones políticas. Por ahí es por dónde tiene que empezar el ajuste. Como en Francia y Reino Unido.


Libertad Digital – Opinión

Tormenta perfecta. Por Fermín Bocos

Más allá del sarcasmo, hay días en los que uno comprende el profundo significado de aquel chiste en el que, en tono confidencial, un reportero le dice a otro: "No le digas a mi madre que soy periodista, di que trabajo en un cabaret". He recordado el chiste al conocer la historia de Alessio Rastani, el personaje que haciéndose pasar por un "trader" de la City londinense consiguió que le entrevistaran en la BBC para, entre otras predicciones de cuño apocalíptico, anunciar que antes de un año todos los europeos veríamos como se evaporaban la mitad de nuestros ahorros por culpa de las maniobras especulativas de compañías como Goldman Sachs, empresa que, según su decir, era quien mandaba en el mundo y estaba por encima de los gobiernos de todos los países.

Tal como suena y, sin otro filtro que las tópicas preguntas de la desconcertada periodista que le entrevistaba, las declaraciones de este individuo dieron la vuelta al mundo provocando la inquietud y hasta el conato de pánico que cabe imaginar en las hipersensibles neuronas de los inversionistas y demás actores de bolsa en el globalizado parqué de nuestros días.


El revuelo causado ha sido grande. Después se ha sabido que era un actor que con su impostura pretendía denunciar los abusos del capitalismo de casino en el que parecen haberse instalado algunos inversores. Ha pedido disculpas. Pero el mal ya estaba hecho. Se dirá que la BBC se caracteriza por su buen hacer profesional y la credibilidad de sus informaciones. Es verdad. Pero esta vez se la han colado. Probablemente porque el tal Alessio Rastani (sí es que es ese su nombre) y quienes con él han urdido esta farsa, sabían -Marcel Proust, "dixit"- que los seres humanos acostumbramos a convertir en evidencias nuestras convicciones.

Claro que el ruido ambiente y las turbulencias bursátiles que apareja la crisis pintan un panorama inquietante a fuer de sombrío. Pero de ahí a dar crédito y foco al primer "profeta" encorbatado que llega al plató hay un buen trecho. Trecho en el que, para tranquilidad de los espectadores o de los lectores de periódicos, debe jugar un papel capital la profesionalidad del periodista. Hablo de sentido común, conocimiento, rigor y cautela. Profesionalidad que en el caso que comentamos falló estrepitosamente. Ha sido la tormenta perfecta en la que han naufragado todos los controles de veracidad exigibles a los periodistas y a sus empresas. Para oprobio de los colegas británicos de la BBC, el video circula por la Red y ha recibido millones de consultas. Algunos de ellos van diciendo que han cambiado de oficio y trabajan en un cabaret. Les comprendo.


Periodista Digital – Opinión

Campaña del miedo. Por José Antonio Vera

Ya se ve la estrategia de Rubalcaba. Se trata de trasladar la idea a la gente de que el PP, el partido de la «derecha reaccionaria», va a cargarse el Estado del Bienestar. El pasado jueves empezó una ofensiva para meter miedo y trasladar a la opinión pública la idea de que los populares son lo peor, quieren dinamitar la Sanidad, cerrar las escuelas públicas, dejar de pagar las pensiones y echar a los funcionarios. Cuando uno no tiene nada positivo que vender, ningún proyecto que exhibir, ninguna obra nueva que realizar, nada extraordinario de lo que poderse jactar, no queda otra que articular una estrategia de ataque al adversario. Y el ataque en este caso, como una forma de defensa, va en la dirección de asustar, desatar el miedo, hacer llegar a la gente el mensaje de que el PP sólo quiere hacer más ricos a los ricos y quitar a los pobres lo que tienen. Un argumento que no es nuevo. Ya lo usó González en las elecciones que perdió con Aznar. Entonces se agitó el fantasma de la derecha para que los pensionistas votaran al PSOE, y no dudó el candidato socialista en decir en televisión que Aznar iba a suprimir las pensiones.

La cuestión es que el pueblo español ya es democráticamente adulto y no se cree todo lo que dicen los políticos. Aznar ganó las elecciones y no sólo no quitó ninguna pensión a nadie, sino que además las subió cada año y blindó el sistema para que los españoles tuviéramos garantizada esta prestación. Pero, además, con Aznar se extendieron las ayudas sociales básicas sin tener que llegar a los recortes extremos de Zapatero. Eso fue posible porque la economía se levantó, pasamos de un 23 a un 11 por ciento de paro, se crearon miles de empresas y se cuadraron las cuentas reduciendo el déficit y la deuda. El objetivo era crear empleo, que es lo principal, y como eso se logró pronto, todo lo demás vino seguido, incluido una mejor política social.

Lo contrario de lo que ha ocurrido con los gobiernos socialistas de los que fue vicepresidente Rubalcaba. Como se hundió el empleo, se cayeron las prestaciones y ha habido que realizar los recortes más drásticos de la democracia en pensiones, funcionarios, Sanidad, Educación, vivienda y dependencia.

Por eso abochorna tanto esta campaña del miedo puesta en marcha por Alfredo Pérez Rubalcaba, cuyo objetivo inmediato es crear un ambiente de crispación social para sacar cientos de ciudadanos a la calle contra Rajoy y sus presuntos recortes.

Hace bien el líder del Partido Popular en no caer en la provocación. Y hace bien en no formular promesas que no sabe si podrá cumplir. Porque el político que diga ahora que tras las elecciones no va a realizar recortes es un auténtico irresponsable. Y el que se dedique a prometer subidas de pensiones y salarios, sabiendo como están de vacías las arcas públicas, es sencillamente un creador de falsas ilusiones. Algo a lo que en otra época también se le denominaba «engaño».


La Razón – Opinión

Zapatero. Balance sin balanza. Por Cristina Losada

El “fenómeno Zapatero” revistió los rasgos propios de una burbuja: exceso de confianza, miopía del desastre y, al fondo, esa presión del rebaño que convierte en locos a quienes se resisten a la corriente.

Uno de los problemas menores de esta muerte a plazos de un presidente es la reiteración del obituario. Problemática, desde luego, para el comentarista, que soporta mal ese repetirse, tan inevitable. Todo está dicho. La obra y el personaje, la psicología y la política y, naturalmente, el legado. Pero siempre queda algo por decir. Y no faltan sugerencias. Así, venía que ni pintado un término que arrojaba el candidato socialista contra aquellos que habrán de vérselas con la herencia, que es también la suya. Rubalcaba ha hablado de desguace. Lo hizo en el contexto de un cuento para niños y bien podemos saltarnos la sesión. Vayamos al museo. Si el legado de Zapatero, o sea, la España que deja, fuera un cuadro, yo elegiría un óleo de Turner que muestra al viejo navío El Temerario, velas replegadas, marchando a remolque hacia el desguace en un crepúsculo brumoso. Lo elegiría, en fin, si no tuviéramos empacho de metáforas náuticas.

El ocaso de Zapatero es, quizá, digno de estudio, pero no tanto como su cenit. Respecto a su final, basta consignar que no tiene quien le escriba. Parece que a los presidentes les preocupa qué dirá la historia de ellos. Los hubo que cortejaron a los intelectuales, caso de Kennedy, sabedores de que eran los de esa especie quienes indicarían a la posteridad qué debía de pensar sobre su presidencia. Pero había intelectuales. Zapatero se las arregló con la farándula. Y no da la impresión de que Ana, Víctor y Joaquín vayan a cantarle otra balada. Ni en la despedida. Ni una nana. Hasta la prensa gubernamental, dividida ella, se une en el abandono. La cuestión no es qué dirá la historia, sino si tendrá a bien decir algo. Pero el desenlace ya es materia inerte. Y la pregunta que conviene hacerse es cómo fue posible todo esto. Que es la pregunta sobre las salvaguardias de que dispone un sistema político para impedir su desguace.

Qué temeraria fue España cuando eligió a un perfecto representante de su medianía y de su temeridad, valga la redundancia. Y una temeridad que, en paradoja aparente, nacería del tembleque. Luego, el "fenómeno Zapatero" revistió los rasgos propios de una burbuja: exceso de confianza, miopía del desastre y, al fondo, esa presión del rebaño que convierte en locos a quienes se resisten a la corriente. Puede que España tuviera que pasar por la adolescencia, coqueteos con el suicidio incluidos. Puede. Pero queda por ver si la ha dejado atrás.


Libertad Digital – Opinión

El laboratorio. Por Victoria Lafora

Mientras los candidatos del PSOE y el PP se tiran los pasados y futuros recortes a la cabeza, en estos prolegómenos de la campaña electoral, hay que estar muy atentos a lo que sucede en el día a día en Cataluña.

El ejecutivo de Artur Mas se ha convertido en un laboratorio donde se están experimentando los recortes más severos en áreas sociales de especial importancia para la ciudadanía y que pueden servir de nítido ejemplo de lo que nos espera al resto del país a partir de diciembre.

Hay, además, un argumento que les acerca mucho al Partido Popular, virtual ganador de las elecciones generales según todos los sondeos. La reiterada recriminación, con la que parecen dar por justificado cualquier tijeretazo, sobre la herencia recibida. Como si fueran incapaces de administrar con rigor en tiempos de escasez y de crisis; de racionalizar el gasto, recortando donde menos duela. Optan, sin embargo, por culpar a sus predecesores. ¿Y para eso querían llegar al poder? ¿No habían vendido que cuando su partido recuperara el Gobierno se iban a acabar los problemas?


Hay, no obstante, un punto en concreto que les separa de los populares; el nacionalismo y la defensa acérrima del catalán que hace anteponer el interés de subvencionar el doblaje de películas a la sanidad pública. No es una broma. La Generalitat se ha gastado doce millones de euros en doblajes, subtitulaciones y promoción de festivales de cine en lengua catalana que, por cierto, cada vez pierde más espectadores.

De igual manera, aporta de las arcas públicas cuatrocientos setenta y tres millones de euros a la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuales, que cuenta con ocho canales repartidos en siete frecuencias. O se niega a suprimir las múltiples "embajadas" que el tripartito abrió en diferentes países; la última en Perpiñan inaugurada por el propio Artur Mas.

En cambio, no les tiembla la mano a la hora de bajar el sueldo a los médicos y personal sanitario, cerrar quirófanos, urgencias y cargarse el prestigio de una institución como la sanidad pública catalana que era puntera en investigación y buena praxis.

Todo esto demuestra que, a la hora de apretarse el cinturón por la crisis, la ideología de los que tienen que tomar las decisiones es muy importante porque siempre cortarán en función de sus intereses, no del bien público. Así que atentos a los laboratorios.


Periodista Digital – Opinión

Fleur, fleur. Por Alfonso Ussía

El carota sudafricano Brian Currin lleva mucho tiempo viajando de un lado a otro del mundo con la excusa de un supuesto plan de «pacificación» del «problema vasco». Currin lo que quiere es que España perdone, la ETA no sufra derrota alguna, los presos salgan a la calle y todas esas bobadas que propugnan los batasunos. Pero nadie nos ha informado de quienes pagan a Currin y sus ayudantes. Viajan en clase Preferente y se alojan en los mejores hoteles de Bilbao, San Sebastián y Vitoria. Comen y cenan en famosos restaurantes y cuando están aburridos hasta podrían irse de palomitas, que así las llamaba don Santiago Bernabéu. Cuenta Luis Miguel González en un libro que acaba de publicar con el Real Madrid de protagonista, que Bernabéu en una audiencia con Franco le sorprendió con esta proposición: «Mi general, ¿y si nos fuéramos a pasar un rato con un par de pelandruscas?». Franco se puso muy colorado y no respondió. Y Foxá, refiriéndose a su ministro, Alberto Martín Artajo, cristiano profundo y muy clerical, cuando éste abandonó una cena con un grupo de diplomáticos, informó de esta guisa a sus compañeros. «No os preocupéis, es que el ministro, a estas horas, siempre se va de curas». Currin tiene aspecto de guepardo del Krügger, apasionado y ligero, no tanto como Strauss-Kahn, pero mucho me temo que en sus horas de aburrimiento en la soledad de los hoteles –que son todas, porque no hace nada–, le asaltará de cuando en cuando la tentación de culminar algún desahogo. No se trata de una afirmación, y menos aún de una confirmación. Es un juego de intuiciones. En el caso de que tal tentación le sobreviniera, ¿quiénes les pagan a Currin y sus ayudantes la resolución de sus gozos? Vuelos, hoteles, restaurantes y gozos. No creo que sean los bilduetarras los paganinis. Y tengo para mí que a Currin le estamos pagando los españoles para que siga intrigando contra los españoles. Fondos reservados, Ministerio del Interior.

No contentos con los gastos de Currin, la ETA ha contratado –¿puede la ETA contratar?– a seis observadores extranjeros para que verifiquen el alto el fuego de la banda. Son seis formidables desconocidos. El inglés Chris Maccabe, el indio Satish Nambiar, el srilanqués Ram Manikkalingam, el sudafricano Ronnie Kasrils, el escocés Ray Kendall y la atractiva Fleur Ravensbergen, de quien no facilita la ETA sus datos de origen, y puede ser alemana, danesa, sueca, noruega e incluso, francesa, por lo de Fleur. Me parece que estos se lo van a pasar estupendamente bien en España a nuestro cargo. Con especial intensidad, Ram Manikkalingam, que es el jefe de Fleur, y Dios me libre de la sospecha y el chisme, pero ahí puede haber tomate. Y me duele la posibilidad, por cuanto Fleur me ha entrado por los ojos como rayo de luz ardiente y mesurado simultáneamente. ¿Puede ser lo mesurado ardiente y lo ardiente mesurado?, se preguntarán ustedes. Mi respuesta es decepcionante. Lo ignoro. Pero yo he sentido ese ardor y esa mesura cuando he visto la imagen de Fleur. Y claro, los celos matan. Y Manikkalingam me cae fatal. Ay, Fleur, Fleur, que mal me lo está haciendo pasar.

Por lo demás, nada nuevo. Seis gorrones más a costa del contribuyente que sumados a Currin y sus ayudantes empiezan a conformar un grupo preocupante. No por lo que hagan, sino por lo que cobran.


La Razón – Opinión

Ocaso sindical. La huelga de profesores. Por Emilio Campmany

Las elecciones del 20-N podrían ser el principio del fin de nuestras centrales sindicales. Si las huelgas, protestas y mensajes vuelven al electorado contra las centrales y el PSOE, los socialistas se desharán de ellas durante la travesía del desierto.

La Constitución de 1931 proclamaba a España como una "república de trabajadores de toda clase". A los españoles nos gusta presentarnos así, como trabajadores, incluidos los empresarios, quienes siempre que salen en la tele se esfuerzan por convencernos de que "trabajan" más que nadie.

En un país así, no puede extrañar que los sindicatos tengan un prestigio e influencia notables. En Gran Bretaña, Francia o Italia pasó algo parecido. Sin embargo, en el Reino Unido, el prestigio de los sindicatos está por los suelos. No sólo, sino que el laborismo no volvió a pisar las moquetas del poder hasta que Tony Blair decidió divorciarse de las trade unions. En España, las elecciones del 20-N podrían ser el principio del fin de nuestras centrales sindicales. Hay dos elementos en la campaña que apuntan a esta posibilidad, el que no sean capaces de esperar a que el PP se haga con el poder para iniciar las movilizaciones, como en el caso de los profesores de la Comunidad de Madrid, y el que el candidato del PSOE haya apelado a sus mismas coletillas para evitar la debacle. Si las huelgas, protestas y mensajes vuelven al electorado contra las centrales y el PSOE, los socialistas se desharán de los sindicatos durante la travesía del desierto.


La cuestión no es tanto si estas organizaciones son o no capaces de atraer a las huelgas que convoquen a más o menos trabajadores. La cuestión es cómo va a contemplar el electorado la cerril resistencia sindical a los recortes que inevitablemente hay que ir emprendiendo. Tengo la impresión, aunque no la certeza, de que en Madrid la gente no simpatiza con la huelga de profesores. Es posible que todo se deba a que cree equivocadamente que el trabajo en la enseñanza es poco exigente. Pero, podría ser que los electores estén hasta el gorro de que con sus impuestos se financie a unos sindicatos dedicados a colocar como trabajadores interinos en la administración pública a los que ellos eligen entre sus simpatizantes y afiliados. Y todo para que los profesores que son funcionarios, muchos de los cuales en su día fueron interinos favorecidos por los sindicatos y que gracias a eso, y no a una oposición, tienen hoy un sueldo de por vida, no se vean obligados a dar tantas clases como prevé la ley. Y encima resulta que un alumno de la pública le cuesta al contribuyente el doble que otro de la concertada.

Si es verdad que los que votan están empezando a darse cuenta de la clase de intereses que defienden los sindicatos, aplaudirán todo lo que sea privarles de la financiación pública. Eso sería su fin. Y el PSOE renegará de ellos so pena de que quiera pasarse veinte años en la oposición como hicieron los laboristas británicos. ¿Estoy soñando? Es posible, pero cuesta tan poco...


Libertad Digital – Opinión

Del sueño a la pesadilla

La fallida operación de salida a Bolsa de Loterías ha sido el penúltimo episodio de una gestión socialista marcada por la improvisación que ha frustrado el presente del país y ha hipotecado su futuro. La inesperada decisión del Gobierno de suspender la privatización del 30% de la compañía, tan sólo una semana después de haber sido aprobada por el Consejo de Ministros, encaja en lo que ha sido la trayectoria de un Ejecutivo precipitado y equivocado en la mayoría de sus decisiones de calado. La malograda iniciativa no es un asunto menor ni se le puede dar carpetazo con una fugaz comparecencia y una explicación poco verosímil. Los argumentos de que «en este momento la situación de los mercados de capitales es muy distinta a la que existía» al emprender el proceso privatizador y de que «no se dan las condiciones adecuadas para garantizar unos ingresos que reflejen» el valor de la sociedad no convencen, pues hay que insistir no sólo en que el panorama depresivo de los parqués viene de lejos, y que incluso ha mejorado en los últimos días, sino en que el Consejo de Ministros dio luz verde a la operación, y por tanto otorgó su impulso político a la misma, hace tan sólo una semana. Y hace siete días la Bolsa estaba peor que ayer. Por tanto, Salgado debe explicaciones que aporten luz a un asunto opaco y no exento de sospechas para la oposición. El PP defendió que las «prisas» por los procesos de privatización en los estertores de la legislatura no se entienden y «generan dudas y sospechas de toda naturaleza» sobre los beneficiarios. El Ejecutivo tendrá que rendir cuentas por haber lanzado una campaña de publicidad por valor de entre 10 y 14 millones de euros para anunciar una inminente salida a Bolsa que no se producirá, y también tendrá que detallar los estudios financieros y de mercado realizados que sustentaron una apuesta más tarde abortada. La impresión es que el Gobierno tomó primero la decisión y luego analizó su conveniencia, algo habitual en su proceder estos años. Creemos fundamental que se aclare de dónde piensan obtener de 7.000 a 9.000 millones que estimaban recaudar y que, según algunos expertos, eran imprescindibles para cumplir con los objetivos de estabilidad presupuestaria del Gobierno para 2011. Que Economía no haya mostrado interés en clarificar estos detalles no es admisible en un caso con miles de millones en juego. Entre tanto aspecto cuestionable y censurable, el fondo de la operación tampoco resulta convincente. La privatización de Loterías, un negocio que no ha decaído con la crisis y que genera ingresos fijos valorados en 2.700 millones de euros cada año, carece de sentido económico y político, más allá de las urgencias y la asfixia financiera de una Administración agonizante y con compromisos ineludibles en disciplina fiscal. Afrontarla, además, sin el consenso del principal partido de la oposición –y muy probablemente de Gobierno tras el 20-N– abocaba a un escenario de litigio y convertía el proceso en un despropósito. El lema de la campaña publicitaria de la salida a Bolsa era «Si hay algo seguro, es que la gente nunca va a dejar de soñar», pero con este Gobierno, más que sueños serán pesadillas.

La Razón – Editorial

Alemania europea

El apoyo del Bundestag al fondo de rescate de la UE debe seguir con los eurobonos.

Durante el año y medio del episodio más agudo en la crisis de la deuda soberana europea se han multiplicado las dudas sobre el liderazgo europeo, sobre la eficacia de la locomotora franco-alemana y sobre si la canciller Angela Merkel patrocinaba un egoísmo nacionalista partidario de una Europa alemana en vez de la Alemania europea que sus antecesores consagraron generosamente. Pues bien, la votación de ayer en el Bundestag, que arrojó una abrumadora mayoría en favor de validar la ampliación del fondo de rescate europeo para países con grave crisis de su deuda, matiza positivamente todas esas angustias.

En efecto, si bien de forma agónica, la canciller ha demostrado que mantiene bastante disciplina en su coalición democristiana-liberal en favor de los avances europeos, aunque se apunta a estos con reticencias y retrasos; ha situado en la pista de despegue fórmulas planteadas con su pareja de baile francesa; y ha reverdecido la esperanza de que el sueño de una Europa a la exclusiva medida de Alemania no ha sustituido al de una Alemania plenamente encajada en Europa.

Todas esas conclusiones lo son por elevación, pues la decisión concreta era más prosaica, aunque no menos trascendente: se trataba de ver que el país líder de la UE validara el compromiso (multimillonario) de aumentar los instrumentos para evitar el impago de cualquier socio débil de la eurozona, y en segunda derivada, para sortear el colapso de la moneda única.


Con el formidable empuje parlamentario de ayer, las decisiones del Consejo Europeo del 21 de julio han recibido un potente aval. Empieza ahora una nueva fase de la crisis: el forcejeo, de una parte, entre las instituciones y Gobiernos, empeñados en imposibilitar con nuevos instrumentos la quiebra de un Estado miembro, por las consecuencias devastadoras que generaría en Europa y en la economía global; y, de la otra, sectores del mercado, grupos de presión sobre todo anglosajones y amplias capas de profesionales de la economía, que postulan la inevitabilidad del impago de Grecia, al que algunos ven como fuente de toda suerte de efectos milagrosos.

En esta fase debería abrirse camino la vía intermedia: aquella que propugna mantener la estabilidad y evitar la incertidumbre, pero reforzando aún más los instrumentos de protección del euro. Entre ellos, la creación de los eurobonos y de un Tesoro único europeo, vehículos de solidaridad financiero-fiscal que debieran evitar al mismo tiempo el riesgo moral de inducir a la laxitud presupuestaria.

Tras cinco derrotas en seis de las elecciones territoriales celebradas en los últimos meses, la canciller Merkel gozará ahora de un periodo de calma en las urnas, y de afianzamiento interno de su poder, que ojalá le permitan asumir lo evidente: los eurobonos, bien organizados, pueden servir para ampliar y profundizar el mercado de la deuda hasta el punto de afianzar la divisa europea... y también los intereses específicos de Alemania a un nivel insospechado.


El País – Editorial

No. El terrorismo no ha terminado

El PSOE y sus jueces ya han permitido que los batasunos vuelvan a ocupar ayuntamientos, y hasta la Diputación de Guipúzcoa. Parece que ahora estén preparando el terreno para que penetren en el Congreso.

Sin duda, el deseo de que el terrorismo de ETA acabe y no volvamos a sufrir atentados es compartido por la mayor parte de los españoles. Pero, como en tantas otras cosas –el pleno empleo, la existencia de la crisis...–, parece que los socialistas prefieren confundir deseos y realidades. Y como ha sucedido en el ámbito económico, tomar decisiones en función de una realidad que, sencillamente, no existe es la mejor receta para el desastre.

Patxi López ha afirmado que "el terrorismo ha terminado" y, bajo esta premisa, ha propuesto que se acerque al País Vasco a los presos etarras. Más bien parece que, queriendo cambiar la política penitenciaria, esté buscando una excusa poderosa, aunque sea falsa. Porque ETA sigue siendo una banda terrorista en activo; la tregua que ha declarado es una más dentro de su larga historia de utilización de este tipo de parones en su sanguinaria actividad para mejor reorganizarse.

Los socialistas apoyan la idea de que ETA es ahora más débil que nunca y que, por tanto, esta vez será la definitiva. Pero ya nos contaron eso antes, y Zapatero ya nos habló de lo bien que estaríamos... un día antes del atentado de la T-4: que no nos intenten hacer creer que tienen una capacidad especial para predecir qué hará esa banda de asesinos en el futuro inmediato. ETA está debilitada, sí, pero gracias, entre otras cosas, a que nuestros policías y guardias civiles no se la toman con tanta ligereza como el jefe del Gobierno autonómico vasco.

Años y años de terrorismo nos han servido para comprobar que la solución siempre ha sido de orden policial; que con una defensa firme del Estado de Derecho, sin atajos, se podía y se puede acabar con ETA por la única vía aceptable moral y políticamente: derrotándola.

El PSOE y sus jueces ya han permitido que los batasunos vuelvan a ocupar ayuntamientos, y hasta la Diputación de Guipúzcoa. Parece que ahora estén preparando el terreno para que penetren en el Congreso.


Libertad Digital – Editorial

jueves, 29 de septiembre de 2011

Bastantes sacrificios. Por Carlos Rodríguez Braun

No debería haber ningún sacrificio más por parte del pueblo español, que ha padecido con enorme dureza el ajuste ante la crisis económica sin ninguna ayuda de un Gobierno cuyas medidas la han profundizado y prolongado. Ese ajuste se ha cobrado numerosas víctimas en términos de millones de parados y cientos de miles de empresas que han debido cerrar. Ya son bastantes, ya. Pero cuando el Rey habló ayer de «bastantes sacrificios», evidentemente se refería a que en el futuro habrá más. La incógnita estriba en quiénes han de soportar el grueso de los costes, y a cuánto ascenderán.

Los socialistas actúan como si tuvieran las llaves del paraíso terrenal: si les votamos, todo será regocijo en la tierra progresista prometida, donde manarán leche y miel. Nadie sufrirá, salvo un pequeño puñado de asquerosos ricos, que además se lo merecen, por ser reticentes a arrimar el hombro, etc. La demagogia socialista es irritante, porque han sido ellos los principales responsables de los padecimientos ciudadanos. Su estrategia charlatana y mendaz busca, como siempre, engañar, pero sobre todo salvar los muebles antes de la catástrofe, al módico precio de prometerlo todo sabiendo que no se va a gobernar.

El caso del PP es el opuesto. Por primera vez en muchos años la derecha se ve ante la certeza de una victoria electoral, y al mismo tiempo en una coyuntura económica crítica. Dado el panorama en el ala izquierda, cualquier cosa que digan los conservadores será inmediatamente hipertrofiada y distorsionada por una izquierda que conserva su habitual y considerable peso mediático, para hacer llegar el mensaje de que la derecha cercena derechos. Es una mentira fabulosa viniendo nada menos que de los socialistas, como si no tuvieran nada que ver con el desastre presente, pero no por ello van a dejar de esgrimirla si creen que les ayuda electoralmente. Y así, entre demagogias y cautelas, queda oscurecida la única realidad que debería importar: los sacrificios que han sufrido los españoles son bastantes, ya son bastantes.


La Razón – Opinión

Un contrato con los electores. Por Fermín Bocos

Faltan cincuenta días para que se celebren las elecciones y faltan concreciones en los programas electorales de los dos candidatos que aspiran a ser inquilinos de La Moncloa. Hablo de compromisos concretos, no de anuncios con cuenta gotas como están haciendo tanto Mariano Rajoy como Alfredo Pérez Rubalcaba. Deberíamos importar la costumbre norteamericana del "contrato con los electores", y exigir el enunciado pormenorizado de medidas, proyectos de ley -para aprobar o derogar normas- y el correspondiente cálculo presupuestario de todas las iniciativas. Conocidas las intenciones de los candidatos y transformados sus respectivos programas en un "contrato" con los ciudadanos, llegado el día de las votaciones los votantes norteamericanos saben a qué atenerse.

No es como aquí, donde un candidato puede anunciar que durante la legislatura se alcanzará "pleno empleo" -lo hizo alegremente Zapatero en la última campaña electoral- y, si concluida la misma, resulta que España tiene ¡nada menos que cuatro millones medio de parados! no pasa nada porque no hay libro de reclamaciones. Quiero decir que lo más que le puede pasar al político que en periodo electoral fantasea o engaña al personal es que su popularidad se desplome en los sondeos. Que es lo que, por cierto, viene acaeciendo desde hace meses con Zapatero. Todos los estudios conocidos constatan el descrédito cosechado por el Gobierno socialista en la gestión de la crisis económica. Cuando, tras meses de negar la mayor, Zapatero cambió la línea política y paso de la barra libre de gasto en rotondas y subvenciones, al recorte de los sueldos de los funcionarios y a la congelación de las pensiones de los jubilados, debería haber tenido el coraje de convocar elecciones y asumir el correspondiente desgaste político. Un país adulto se merece gobernantes capaces de decir la verdad y pechar con las consecuencias. En términos políticos, ZP ya es pasado.

Por eso, para no repetir errores, a los que vienen hay que emplazarles para que concreten sus planes de gobierno. A eso me refiero cuando, en vísperas del 20-N, hablo de la necesidad de que unos y otros sean tan claros como concisos a la hora de anunciar su "contrato con los electores". Para que después nadie se sienta engañado.


Periodista Digital – Opinión

Lo inédito. Por Javier G. Ferrari

Para Rubalcaba, perdón, el señor Rubalcaba, el comunicado de los presos de ETA es algo inédito. Para su todavía jefe, ZP, al que le quedan dos telediarios de esos en los que querían meter mano los consejeros de la hoy llamada Corporación, para quedarse sólo en la Z, se trata de un paso significativo. Y significativo es, porque significa lo mismo de siempre, que para dejar de pegar tiros en la nuca y matar a niños con bombas, hay que dejarles salir del trullo sin que la banda terrorista se disuelva y entregue las armas.

En toda esta historia lo único verdaderamente inédito es que el Fiscal General del Estado se haya desmarcado tildando de vergonzoso e intolerable que los asesinos encarcelados condicionen mantener las pistolas y la goma-2 en los zulos, a cambio de una amnistía que haga bueno el borrón y cuenta nueva.


Los etarras y quienes les apoyan desde las instituciones, o coquetean con ellos para sacar réditos electorales a la desesperada, son el borrón. La única cuenta que vale es la de las víctimas, el casi millar de asesinados, los mutilados y sus familias rotas para siempre. Una paz sin vencedores y vencidos. La frase es en sí misma una infamia. Como una infamia es ver a los de Bildu cobrando de un Estado que quieren destruir y mostrando con el descaro que ofrece la impunidad concedida por el Constitucional de don Pascual Sala, su complicidad absoluta con ETA, cuando no su sometimiento a los dictados de los que tienen las pistolas.

Al menos, al final de su mandato, Cándido Conde Pumpido ha mostrado una pizca de arrepentimiento después de haber sido un fiel escudero del mal llamado proceso de paz, que ha terminado siendo un viaje a ninguna parte por más que el candidato socialista se empeñe en seguir con la ficción de un inminente final del reinado del terror. Ni aun en el caso más que improbable de que ETA anunciara que se entrega atada de pies y manos y asume que la Justicia haga su trabajo, don Alfredo conseguirá un solo voto motivado por este supuesto hecho.

Pero es que además no se va a dar el caso, porque la existencia del independentismo de pendiente y camiseta con mensaje, como diría el maestro Ussía, depende de la amenaza y el miedo a volver a las andadas. Sin el factor miedo el señor Garitano seguiría siendo un simple plumilla en el GARA, o quizá ni eso. Pero, hoy por hoy, este individuo tiene 800 millones de euros para gastar en actos vergonzosos y en propaganda etarra.

El inédito gesto del Fiscal General podría completarse con alguna acción toda vez que hay que ser o muy tonto o muy malo para seguir negando la evidencia de que Bildu y ETA son la misma y repugnante cosa. Haga usted el favor, don Cándido, y redímase de errores pasados poniendo a esta gente en su sitio, que no es otro que el mismo en el que se encuentran los abajo firmantes que hablan de vencedores y vencidos en lugar de asesinos y asesinados.


La Razón – Opinión

Elecciones. El pánico socialista al ridículo. Por Cristina Losada

La campaña de terror significa que el PSOE tiene miedo de perder incluso a sus más leales e ideológicos votantes. Hasta fantaseará con robarle de nuevo sus cuatro votos a la pobre Izquierda Unida.

Un estudio de la Fundación Alternativas, que no es precisamente madriguera neocon, indica que el partido Socialista ha perdido el apoyo tradicional que los votantes no ideológicos prestan a quien sea que ocupe y hasta okupe el Gobierno. Los analistas de esa Fundación, en cuyo patronato figura Zapatero, sugieren que la fuerte carga ideológica del Ejecutivo del finado, ha conseguido asustar a esa cuarta parte del censo que no está abonada ni a la derecha ni a la izquierda. Se trata de entre seis y siete millones de votantes. Un buen bocado. La curiosidad es que dichos electores son siempre los últimos en abandonar a un Gobierno. Es gente fiel al que manda, manque pierda y no se la arrastra, así como así, a novedades. Ya no. Empezaron a desertar y ahora de su fidelidad no quedan ni las raspas. Se han pasado masivamente a la oposición. Y el estudio insiste en que no es la crisis la causa última del insólito cambio de tendencia.

Los socialistas, sin embargo, han decidido que la vía segura para no perforar su suelo electoral es asustar aún más a los votantes. Así, han sacado la motosierra y la guadaña, nobles instrumentos que figurarán en los recuerdos rurales del portavoz, pero que hoy remiten a crímenes y espantos, a fin de que el respetable visualice a los de Rajoy como psicópatas que disfrutan con el descuartizamiento. El del famoso Estado del Bienestar, naturalmente. Ya tiene dicho Rubalcaba que ahí reside la diferencia crucial: ellos disfrutan, nosotros no. Porque los socialistas, cuando recortan, echan la lagrimita. Pocas cosas reflejan mejor en qué ha venido a condensarse la traída y llevada ideología: en la exhibición del sentimiento. Y conste que el PP ha hecho sus intentos por competir en ese terreno resbaladizo.

Los cerebros de Ferraz han pergeñado, además, un bonito mapa que ofrece la posibilidad de "conocer en tiempo real la magnitud de los recortes" aplicados por las comunidades del PP. Tiempo real, no el otro. Y la nota bélica se subraya con unas dianas. No quiero extenderme sobre qué se dijo de otro mapa con dianas, aquel de Sarah Palin. Pero, en fin, como no se les debe suponer ignorantes de las filigranas analíticas de sus estudiosos, la campaña de terror significa que el PSOE tiene miedo de perder incluso a sus más leales e ideológicos votantes. Hasta fantaseará con robarle de nuevo sus cuatro votos a la pobre Izquierda Unida. Tanto teme que se le borre del mapa.


Libertad Digital – Opinión

La motosierra entra en campaña pero Rajoy no se moja. Por Antonio Casado

Parece un reflejo fiel de la realidad que las ganas de echar a los socialistas barren por diez a uno a las dudas que suscita Mariano Rajoy como gobernante. A partir de ese intangible se ha instalado la sensación de que todo el pescado está vendido. Solo al Alcoyano se le ocurriría pedir prórroga después de ir perdiendo por diez a uno.

Sobre ese telón de fondo vimos ayer una mala comedia, falsa, aburrida y poco creíble. Me refiero al cruce de acusaciones, pliegos de cargo y cintas de vídeo sobre el manejo de la guadaña en los servicios públicos que se dedicaron entre el PSOE y el PP. Y no digo entre sus primeros actores, Rubalcaba y Rajoy, por incomparecencia del segundo, que sigue a la espera de que el tiempo pase sin que pase nada.


Así que el candidato socialista, que había planteado el reto al grito de ¡que viene el PP con la motosierra!, volvió a dar la patada al aire en su intento de hacerse el encontradizo con Rajoy y tuvo que conformarse con meritorios encabezados por González Pons. Al portavoz oficial del PP le tocó salir al paso de las declaraciones en las que Rubalcaba aseguró que su eventual plan de recortes no afectaría en ningún caso a la Educación ni a la Sanidad. Y que el PP, en su muestrario autonómico, ya ha empezado a mover los dos pilares del llamado Estado del Bienestar. Pons, la lengua más afilada del partido de Rajoy, habló de la “cara dura” del candidato socialista por denunciar los recortes sociales de otros después de haber respaldado “el mayor hachazo social de la democracia”.
«Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y hay que ponerse al día. Volver al tanto tengo tanto gasto. Vale. Es justo y necesario. Pero el quid de la cuestión es dónde dar el corte. Y ahí entra la política.»
Y así es como el ruido de la motosierra ha entrado en la campaña electoral. Lógico, por otra parte. Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y hay que ponerse al día. Volver al tanto tengo tanto gasto. Vale. Es justo y necesario. Pero el quid de la cuestión es dónde dar el corte. Y ahí entra la política, que consiste en jerarquizar y decidir. No todos los partidos jerarquizan del mismo modo, según sus respectivos idearios. Se aplica la motosierra según un orden de prioridades.

El tronco del árbol es el Estado del Bienestar, en una concepción socialdemócrata. Básicamente, Sanidad y Educación. Dos tareas propias del Estado como ente gestor del bien común. Pero eso es discutible y discutido en partidos que se tienen por liberales, como el PP o los nacionalistas de CiU. Sin ir más lejos, el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, acaba de defender la necesidad de reducir el Estado a la mínima expresión. Y eso confiere sentido a los ajustes que están decidiendo los gobernantes autonómicos del PP en materia de Educación o los de CiU en materia de Sanidad.

Bajo esa luz se entenderá mejor que Esperanza Aguirre se ponga brava defendiendo la necesidad de prescindir de profesores interinos, en nombre de la austeridad sin decir ni media palabra sobre la deuda millonaria de Telemadrid. Se entenderá igualmente que Artur Mas defienda con tanta convicción los recortes en Sanidad mientras guarda silencio sobre los costes millonarios de la inversión lingüística, los doblajes al catalán o las sedes “diplomáticas” de Cataluña en el extranjero.


El Confidencial – Opinión

El comunismo era eso. Por Francisco Muro de Iscar

Algunos echan de menos la antigua URSS y el inestable equilibrio entre Moscú y Washington. Incluso en la actual Rusia algunos echan de menos el comunismo, porque entre Putin y Mevdevev, con el concurso activo de unos cuantos ladrones de cuello blanco, hay muchos ciudadanos que no ven ni en los anuncios lo que significan la prosperidad y la libertad. Peor están en Cuba, eso sí, donde la vieja dictadura castrista se atrinchera para defender el poder de la oligarquía frente a los derechos de los ciudadanos. Y aquí, entre nosotros, algunos siguen empeñados en sacar a pasear las viejas recetas comunistas, los viejos eslogans, las arcaicas teorías de la lucha de ricos y pobres como instrumento para cambiar el mundo.

Con esta crisis, nos jugamos la universalización de la pobreza y en ello parecen empeñados tantos los viejos roqueros de la dictadura del proletariado como los ardientes defensores de la libre acción de los mercados. Con un Gobierno de izquierdas en España, hay más parados que nunca, más pobres que nunca y, lo que es verdaderamente más grave, ricos más ricos que nunca. Por eso es una desfachatez hablar de impuestos sobre el patrimonio para que paguen los ricos, cuando los ricos no sólo no han pagado nunca el patrimonio y los banqueros, no los bancarios, nunca han sido mejor tratados por Gobiernos que no solo no han castigado el fraude ya los fraudulentos -a muchos les habían puesto ellos mismos- sino que han inyectado dinero sin fin de los ciudadanos en las arcas de los bancos para que estos salvaran la piel.


Dicho eso, si derrocamos el capitalismo como proponen Cayo Lara o Toxo, mientras Méndez juega al sindicalismo de salón, ¿será para volver al comunismo? Se acaba de presentar un excelente libro de Jesús López Medel y Rafael Mañueco, "Gorbachov, ocaso y caída del imperio rojo" que analiza el desmoronamiento del comunismo en la vieja Unión Soviética. En la presentación, Antonio Gutiérrez, ex secretario general de Comisiones Obreras, hizo una profunda autocrítica de un régimen tiránico que negaba la libertad, un sistema perverso que oprimió durante decenios a millones de personas y acabó con la vida también de muchos millones de ciudadanos. Dijo Antonio Gutiérrez que, contra lo que pensó alguna vez, "octubre del 17 no fue una revolución sino un golpe de Estado. La verdadera revolución fue la que acabó con las dictaduras y enfiló, de alguna forma, hacia la democracia". Pero, ¿quién pide perdón por tanto daño causado a tantos? Fascismo y comunismo son dos formas de totalitarismo que niegan la libertad como algo perverso en sí mismo.

La URSS estalló porque no había ninguna opción de maquillar el comunismo y porque no había valores ni principios para sostener el sistema ¿Puede estallar ahora Europa si sólo se maquillan los problemas para no afrontarlos? Los individualismos, la falta de valores y la negativa a avanzar hacia la unión política puede acabar con Europa. Si eso sucede, socializaremos la pobreza y volveremos cien años atrás. El comunismo era y es eso: el poder de unos pocos tiranos oprimiendo al pueblo.


Periodista Digital – Opinión

Esta vez no cuela. Por José Antonio Vera

El problema es que llegaron diciendo que éste iba a ser el Gobierno más social de la historia y al final ha acabado siendo el más antisocial. Porque de lo que no se dieron cuenta es de que si no hay trabajo no hay gasto social que valga, pues hay menos gente cotizando, menos ingresos por impuestos y muchas más personas (hasta cinco millones) cobrando del erario público. De manera que ahí está el meollo.

Para mantener el gasto social que teníamos hay que generar empleo, y si eso no se hace, al final no hay más que reparto de miseria. Que es en lo que estamos.

Y tiene bemoles esta acusación socialista atribuyendo al Partido Popular los recortes sociales. Nunca hubo más recortes que con Rodríguez Zapatero.

Pensiones congeladas, rebaja del cinco por ciento en el salario de los funcionarios, del 11,5 por ciento en la atención a la dependencia, del 28,3 por ciento en el apoyo a las familias, del 61 por ciento en el fondo para inmigrantes y del 80 por ciento en el plan de acción para la discapacidad.

Dice Rubalcaba que Rajoy se va a cargar la Sanidad, cuando la realidad es que ha sido su Gobierno el que ha rebajado en 4.254 millones el presupuesto sanitario, en 2.840 el de educación, y en 1.209 el de vivienda.

Piensa el candidato Alfredo que como ya nos han toreado un par de veces, lo van a hacer siempre. Y esta vez no cuela.


La Razón – Opinión

Rubalcaba. Las miserias del populismo. Por José García Domínguez

Porque la muchedumbre no desea que se le mente la verdad. Razón última de esa pasmosa facilidad con que suele dejarse embaucar por charlatanes, demagogos, farsantes, vendedores de crecepelo y flautistas socialdemócratas de Hamelin.

Si algo retrata al postulante Rubalcaba es esa incapacidad suya para ocultar el desprecio intelectual que le suscitan sus votantes. Consecuente, ha dado en prometer a pensionistas y funcionarios que les subirá los mismos emolumentos que acaba de mutilar hace apenas un cuarto de hora. Y aunque, de momento, nada ha dicho de la Luna de Valencia, parece que también anda al caer. De antiguo es sabido, por lo demás, que entre los gajes del oficio político está el imperativo de adular a la multitud y dar satisfacción retórica a sus instintos. Así, como buen cínico, Alfredo Laercio o Diógenes Rubalcaba, que tanto monta, conoce el gran secreto: decirle solo lo que quiere oír. Única y exclusivamente lo que quiere oír.

Porque la muchedumbre no desea que se le mente la verdad, menos aún si la presume contraria a su deseo. Razón última de esa pasmosa facilidad con que suele dejarse embaucar por charlatanes, demagogos, farsantes, vendedores de crecepelo y flautistas socialdemócratas de Hamelin. Si la engañan es porque, en el fondo, ansía ser engañada. Por eso, al igual que el valor en los soldados, se supone un elemental sentido de la responsabilidad a las élites; aquello que antes se llamaba honestidad intelectual, el atributo moral inexcusable para luego reclamar los sacrificios que deberá hacer la sociedad a fin de salir del pozo. Y sobre todo, en avatares como éste, cuando algo muy parecido a un cataclismo sistémico podría llevarse por delante la finísima capa de consenso moral que hemos dado en llamar convivencia civil.

Mas helo ahí, nuestro gran hombre de Estado subido al carro de la demagogia garbancera como cualquier tertuliano de barra de bar, presto a cortejar los oídos de las capas más primarias del electorado. La gran esperanza blanca del frente nacional-sindicalista contra el rigor fiscal, genuina reencarnación del camarada Girón de Velasco, regurgitando verbosidades iconoclastas para goce y disfrute de encefalogramas planos. Fiel a sí mismo como la Historia que, obediente al mandato de Marx, únicamente concede repetirse a modo de farsa. La farsa chusca de esos camisas viejas de don Alfredo, airados guardianes del tarro de las esencias, que ahora predican la revolución pendiente a cambio de un puñado de votos. Y mientras, los mercados de deuda soberana observando perplejos la mascarada.


Libertad Digital – Opinión

México grita

Los narcotraficantes intentan extender su censura del terror también a las redes sociales.

La inaudita violencia ejercida por el narcotráfico está descomponiendo el tejido social mexicano. Casi 45.000 muertos en cinco años, desde que el presidente Felipe Calderón desencadenara su cruzada contra los carteles, es más de lo que puede soportar un país, aunque tenga la envergadura de México. Los mexicanos, que hasta hace poco situaban las penurias económicas en lo alto de sus angustias, las han sustituido por la brutalidad criminal que asola una nación donde la extorsión y el asesinato individual y colectivo se han convertido en moneda corriente. Y donde debilidad institucional y corrupción dejan impunes un porcentaje de crímenes incompatible con un Estado de derecho.

Uno de los efectos más perversos de este resquebrajamiento social es el progresivo silencio sobre la criminalidad vinculada al narcotráfico. Numerosos periódicos y emisoras mexicanos, sobre todo de zonas fronterizas con EE UU, donde la violencia es más estremecedora y cotidiana, han dejado de informar por miedo a convertirse en blanco de los pistoleros. Los ciudadanos empiezan a volcarse en internet y las redes sociales para tener noticia de acontecimientos que, de otra forma, comienzan a estarles vedados.


Pero las redes sociales están ya en el punto de mira de los sicarios, sabedores de que el amedrentamiento colectivo es la herramienta definitiva de su éxito. El reciente y macabro asesinato en Nuevo Laredo, junto a Tejas, de una periodista muy activa en una red local, unido a otro doble crimen a comienzos de mes de iguales características, indica que los narcos apuntan también a la información digital. Y que sus fuentes funcionan en el mundo supuestamente anónimo de internet. Como María Macías, son muchos los periodistas (11 han sido asesinados en lo que va de año) que vuelcan en la red las noticias que no difunden sus medios.

La censura del terror amenaza los mismos cimientos de México como Estado bajo el imperio de la ley. El miedo a informar que hurta a los ciudadanos su derecho a conocer socava el imprescindible contrapeso del periodismo en un sistema democrático ya acosado por una enquistada corrupción. La guerra contra los caudillos de la droga, en la que el Estado se ha implicado a fondo, Ejército incluido, no se está ganando. Y nadie en México, que estrena nuevo presidente el año próximo, ha expuesto todavía un plan político coherente y articulado para salir del abismo.


El País – Editorial

Populismo irresponsable

El Rey vaticinó ayer un futuro de «muchos sacrificios» para el país. Las palabras de Don Juan Carlos describieron con espontaneidad y realismo el panorama adverso que las cifras y los estudios reflejan desde hace meses y que los políticos más responsables han reconocido para poder enmendarlo. No hay margen para los paños calientes ni las verdades a medias, sea campaña electoral o no lo sea. Las exigencias internacionales a nuestro país son proporcionales a las consecuencias de una gestión de la crisis muy deficiente. La escasez de recursos públicos y las trabas para lograr una financiación regular y eficiente han abocado a las administraciones públicas a una aguda política de ajustes. Desde hace días son noticia casi diaria las decisiones, muchas veces traumáticas, de gobiernos autonómicos, forzados por las circunstancias de una herencia recibida marcada por el endeudamiento y el déficit. La mayoría de los nuevos gobiernos populares se ha topado no sólo con la caja vacía dejada por los socialistas, sino con compromisos de deuda ocultos y miles de facturas sin pagar en los cajones. El paradigma de esa situación de quiebra técnica ha sido Castilla-La Mancha, con 7.000 millones de deuda reconocida y 2.500 millones en facturas sin pagar. La respuesta de Dolores de Cospedal fue una terapia de choque consistente en reducir en un 20% el presupuesto regional. En Baleares, José Ramón Bauzá se ha enfrentado también a la escasez y ha adoptado políticas casi de excepción imprescindibles, como la eliminación de 92 empresas públicas para ahorrar 115 millones de euros. No estamos ante decisiones caprichosas ni mucho menos ante un falso alarmismo como desde el PSOE se ha presentado estos días. Es la asunción de una realidad y la gestión compleja de un escenario con parámetros no alejados de la bancarrota en algunos casos. La coyuntura no está delimitada por la retórica reduccionista de una izquierda en campaña, responsable principal del colapso financiero de muchos territorios, sino por la estadística y la calle. La primera nos habla de que el déficit de las comunidades autónomas alcanzó el 1,20% del PIB en el primer semestre, cuando el objetivo para todo el año es del 1,30%, y de que algunas de ellas no lograrán alcanzarlo, lo que no beneficiará ni a la confianza ni a la credibilidad. La segunda nos presenta un estado de opinión pública mayoritaria que apuesta por la catarsis del cambio que los gobiernos populares han puesto ya en marcha porque no hay otra salida. Ante el rigor y la seriedad se ha instalado en el PSOE un discurso demagógico y radical que falsea la realidad con promesas que directamente atentan contra la inteligencia de los españoles. Si el guión de los últimos días del candidato Rubalcaba es lo que nos espera hasta el 20-N, no puede ser más decepcionante. Cabría esperar algo más de un político de su trayectoria que anunciar subidas a los funcionarios y pensionistas que no podrá cumplir y que presentarse como el adalid de las políticas sociales cuando fue uno de los brazos ejecutores del mayor recorte de la historia democrática. Los españoles se merecen la verdad, aunque a algunos les cueste entenderlo.

La Razón – Editorial

La Comisión actúa

Para ser eficaz, la idea de gravar las operaciones financieras debe aplicarse en toda la UE.

La intervención del presidente de la Comisión Europeo, José Manuel Durão Barroso, en el Parlamento Europeo ha sido una pequeña muestra de realismo en el marasmo de torpezas y retóricas inútiles que ya viene caracterizando la gestión de la crisis económica y financiera de la eurozona, la más grave de la historia de la UE. Esta es una crisis que está poniendo a prueba la capacidad de nuestras instituciones y autoridades, comunitarias y nacionales, para encontrar soluciones con las que evitar daños adicionales a la población, y en particular a las de aquellos países que comparten el euro como moneda.

De poco vale instrumentar una retórica defensiva como la empleada por Juncker o Trichet buscando diferencias favorables a la situación frente a la existente en EE UU, como reacción a las declaraciones del presidente Obama en las que mostraba su razonable inquietud por la cuestionable gestión en Europa de las renovadas amenazas de la crisis de la deuda soberana. Esa preocupación de las autoridades estadounidenses por la situación en la eurozona es tan razonable como evidente es el grado de interdependencia que existe entre ambos bloques económicos, en especial de sus sistemas financieros. Por eso es de valorar que la Comisión, lejos de alimentar esas declaraciones defensivas, se disponga al menos a poner propuestas sobre la mesa.


Y las que Barroso ha señalado en el Parlamento Europeo son pertinentes. Aun cuando no esté en sus manos la resolución definitiva de la crisis abierta en los mercados de deuda pública, sí es conveniente que favorezca el fortalecimiento frente a crisis venideras y que algunas iniciativas contribuyan a distribuir los costes de la crisis actual. Avanzar en la regulación de los sistemas financieros es la primera lección que cabe deducir de la crisis. No menos necesaria es la contribución de esos operadores financieros a suavizar sus costes fiscales. Quienes han recibido ingentes sumas de dinero de los contribuyentes, en algunos casos coexistiendo con retribuciones escandalosas a sus directivos, han de contribuir de forma diferencial a la reducción de los déficits públicos. No solo han de ser impuestos sobre el trabajo o sobre el consumo los que ayuden a cubrir los muy significativos recortes en el gasto público.

Tiene todo el sentido la propuesta de Barroso de gravar con una tasa específica a las operaciones financieras, con el fin de "contribuir de forma proporcionada" a satisfacer esos necesarios propósitos de consolidación fiscal. Para que sea eficaz, y no genere oportunidades de arbitraje, el impuesto sobre las transacciones financieras debería aplicarse en los 27 países de la UE. Con los tipos impositivos previstos, la recaudación sería de 57.000 millones de euros anuales, a partir de su entrada en vigor el 1 de enero de 2014. Deseable sería que esta iniciativa fuera acompañada de otras de más inmediata aplicación que aceleren la transición a una verdadera integración fiscal, desde bases de distribución y equidad hasta ahora ausentes en no pocos sistemas tributarios de la UE.


El País – Editorial

La desfachatez del PSOE

La desfachatez que caracteriza a Rubalcaba y a Zapatero se basa en la negación descarada de la realidad tanto como en la proyección sobre los adversarios políticos de los defectos que les son propios.

Uno de los rasgos más distintivos del socialismo que ha liderado Zapatero y que pretende seguir liderando Rubalcaba es la desfachatez; una desfachatez basada tanto en la negación más desvergonzada de la realidad como en la proyección sobre los adversarios políticos de los defectos que les son propios. Que este rasgo distintivo del socialismo, lejos de amainar, va a más a medida que se acercan las elecciones generales, lo ilustran tres ejemplos bien recientes.

El primero es la repugnante buena acogida que Rubalcaba y Zapatero han brindado a la carta en la que los presos etarras insisten en considerarse "presos políticos", en arremeter contra los Estados de España y Francia por mantenerlos "cautivos" y por su "estrategia de opresión y represión hacia Eukalherria", al tiempo que exigen la "amnistía total" y condicionan el "alto el fuego" a la "resolución definitiva del conflicto que los Estados español y francés han impuesto a Euskal Herria". Cualquier gobierno responsable hubiera acogido como un revés este clamoroso fracaso de su política penitenciaria o, como mucho, lo hubiera disimulado sobre la base de que no hay que hacer caso a unos criminales que ya no están en situación de hacer más daño. Sin embargo, tanto Rubalcaba como Zapatero han tenido la poca vergüenza de celebrar como algo positivo que los etarras presos celebren el aniversario del "Acuerdo de Guernika", como si, en lugar de ser este acuerdo un calco del Pacto de Estella y de los chantajistas comunicados de "alto el fuego" de los terroristas, fuese algo parecido al "Pacto de Ajuria Enea" o incluso al "Pacto por las Libertades". Orwell en estado puro.


Otro tanto se podría decir de la desfachatez de los socialistas en materia de Educación: han denunciado como criticables recortes en materia educativa, lo que no es sino una reordenación de la tarea docente por la que los profesores de la Comunidad de Madrid pasarán a dar clase dos horas más a la semana, una menos que la que permite el reglamento derivado de la LOE por los socialistas aprobada. Al margen de los recortes en materia educativa que ellos han llevado a cabo en las comunidades que aun gobiernan, como Andalucía, no pocos dirigentes socialistas se llenan, además, la boca en defensa de la escuela pública, cuando al tiempo, envían a sus hijos a colegios privados. Tal es el caso, entre muchos otros, del secretario de Organización del PSOE, José Blanco, que ha tratado de justificarlo con la falsa excusa de que en la zona en donde vive no hay centros públicos con educación bilingüe. Lo cierto, sin embargo, es que, gracias al encomiable impulso del gobierno que preside Esperanza Aguirre, Madrid cuenta con más de 160 centros públicos bilingües, siete de los cuales se ubican precisamente en la zona donde vive el señor Blanco. Pero con los socialistas, ya se sabe: "haz lo que yo diga, pero no hagas lo que yo hago".

Finalmente, y en un terreno más amplio de los recortes, es donde se sitúa el más reciente ejemplo de la ilimitada desfachatez de los socialistas. Este miércoles Rubalcaba ha orquestado en todo el país una especie de "jornada de lucha" contra los supuestos "recortes" del PP a cargo de no pocos dirigentes autonómicos socialistas que han dejado una montaña de facturas sin pagar en las comunidades que han gobernado.

Tras dejar el país en la ruina y acometer, como funcionarios y pensionistas bien saben, el mayor recorte en la historia de nuestra democracia, Rubalcaba y sus partidarios tienen la "cara" de arremeter contra lo que, por otra parte, no son sino encomiables y obligados ejercicios de austeridad por parte de algunos gobiernos autonómicos del PP, cuyos recortes van dirigidos fundamentalmente contra el despilfarro –incluido el que supone la existencia de no pocas empresas públicas- y que, por lo tanto, no afectan a las áreas fundamentales del mal llamado Estado de bienestar. Esos recortes no sólo son plausibles, sino que deben ir a más si queremos superar esta crisis de deuda, a la que, en buena parte, nos han conducido los gobiernos manirrotos. Eso, sin olvidar que el mayor y más criticable "hachazo social" es el que han recibido los cinco millones de parados. Claro que eso no lo reconocerán quienes con tanto descaro niegan la realidad y proyectan sobre los demás sus propios defectos.


Libertad Digital – Editorial